martes, 31 de mayo de 2016

¿Y si fuera tu hija?, este verano Fundación Más Vida llama a tomar conciencia y denunciar la Explotación Sexual Comercial Infantil en el turismo

 

  • La campaña de Más Vida alerta de que cerca de 40.000 españoles consumen sexo con menores de edad en sus viajes.
  • En el mundo, cerca de dos millones de niños, niñas y adolescentes son víctimas de esta situación.
Que consumir sexo con un menor de edad es un delito y está penado con la cárcel, parece un recordatorio innecesario, sin embargo, los datos son escalofriantes: el abuso sexual infantil es un delito que viola los derechos de alrededor de 2 millones de niños, niñas y adolescentes en todo el mundo. Luchar contra la Explotación Sexual Comercial Infantil y contar con la implicación de la sociedad y de los medios de comunicación para denunciarla es es el objetivo de la nueva campaña que ha presentado esta mañana en rueda de prensa la Fundación Más Vida, con el respaldo de la Asociación de Periodistas de Aragón. ¿Y si fuera tu hija? ésta es la pregunta que acompaña la imagen de la campaña que Más Vida lanza coincidiendo con la época de planificación de vacaciones, para poner el foco en el turismo responsable y en la necesidad de no mirar para otro lado y denunciar a la mínima sospecha.


Cillas Abadía Escario, directora de Fundación Más Vida, ha explicado que la Explotación Sexual Comercial Infantil (ESCI) es la utilización de un menor de edad para cualquier actividad con fines sexuales a cambio de una remuneración económica o en especie "y es una de las peores formas de esclavitud en pleno siglo XXI". La mayoría de las víctimas son niñas y adolescentes entre los 3 y 17 años de edad de países en vías de desarrollo (UNICEF). Menores que se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad y desprotección. "La desprotección de estos menores se agrava por la impunidad de este delito, ante legislaciones muy laxas, que hacen que muy pocas denuncias acaben en sentencias condenatorias", denuncia Más Vida. 

Por eso, frente a la poca visibilidad de este tema casi tabú porque ocurre fuera de nuestras fronteras, la Fundación Más Vida pone el foco en los datos tan alarmantes como que España es uno de los principales países consumidores de la ESCI. Nuestro país está considerado como lugar de tránsito y destino de mujeres y menores víctimas de la trata con fines de explotación sexual. Además, ocupa el segundo lugar en el mundo y el primero en Europa en el ranking de países que consumen pornografía en el que aparecen menores (Estudio realizado por la Fundación Alia2). Y se calcula que, anualmente, alrededor de 40.000 españoles realizan viajes dentro de los cuales mantienen algún tipo de contacto sexual con menores de edad (Save the Children).

La denuncia de estos datos coincide intencionadamente con época de planificación de vacaciones "para atacar a la demanda", objetivo que persigue la campaña de Fundación Más Vida según ha explicado Alexandra Cordero, responsable del proyecto "Aragón actúa contra la Explotación Sexual Comercial Infantil, desarrollada con la con la colaboración del Gobierno de Aragón en materia de Cooperación y Educación para el Desarrollo. Fundación Más Vida, ONGD que desde 2012 desarrolla varios proyectos contra ESCI, ha contado en el lanzamiento de esta campaña también con la implicación de la Asociación de Periodistas de Aragón que distribuirá en su web un dossier monográfico elaborado con datos y recomendaciones informativas (también disponible en su sede un kit de materiales editados para los medios que los soliciten). En este sentido, José Luis Trasobares, presidente de la Asociación de Periodistas de Aragón ha apuntado que "a priori somos un colectivo sensibilizado, y esta iniciativa recuerda que el periodismo debe ser referente de valores y ética social". Con esta suma de apoyos, la campaña de Más Vida busca promover una actitud de tolerancia cero y denuncia ante situaciones sospechosas de explotación sexual de un menor de edad, independientemente del país que sea. Dejando claro que la ESCI es una violación de derechos humanos tanto en España, como en cualquier parte del mundo.

Más Vida incide en que prevenir la ESCI es responsabilidad de todos y todas: “Si en un viaje sospechamos sobre un caso de explotación sexual infantil, hay que denunciarlo a las ONGs de la zona o a las autoridades locales”.

ESCI, siglas y datos de un delito:

La ESCI, siglas del delito de Explotación Sexual Comercial Infantil, es un negocio ilícito por el cual se abusa, viola, somete y denigra a un menor. Las niñas, niños y/o adolescente explotados sexualmente son maltratados física y psicológicamente, sufren abusos y son drogados por parte de sus explotadores. El trato que se les da es inhumano. Las consecuencias para las víctimas de ESCI son devastadoras: embarazos tempranos y no deseados, daños físicos, enfermedades de transmisión sexual, VIH-SIDA. Los menores pierden su autoestima, incurren en intentos de suicidio u otras formas de automutilación, tienen sentimientos de culpa y sufren depresión.


Existen creencias que de una u otra forma han justificado la existencia de la ESCI, eludiendo el delito que representa. Y en este sentido, Más Vida subraya que no existe el término prostitución infantil (turismo infantil, ni pornografía infantil) lo que existe es Explotación Sexual Comercial Infantil. Hay que ser conscientes de que no es el o la menor, quien decide libremente ejercer la prostitución, sino que existe un contexto en el que se le obliga a participar a cambio de una remuneración económica o en especie (muchas veces comida y ropa) ya sea para este o para una tercera persona, mayormente para el explotador.

Diversas investigaciones señalan a la pobreza y la exclusión social como las principales causas de la ESCI, pero existen otras aún más visibles como las desigualdades de género y culturales, entre otras. En muchos países, el hombre adquiere más poder tanto en el ámbito público, como en el privado, lo que hace que muchos se sientan con el derecho de usar a las mujeres para su satisfacción sexual, sin tener en cuenta los deseos de ellas. Las estadísticas señalan que las niñas son las principales víctimas de este tipo de explotación. Por esta razón, la ESCI puede ser considerada una forma de violencia de género.

Otro de los factores que desencadenan la ESCI están relacionados con los modelos educativos y la cultura patriarcal, la forma en que se venden los vínculos amorosos y eróticos, donde el hombre reafirma su poder cuando somete sexualmente a una mujer o cuando son más interesantes las relaciones adulto – adolescente femenina.

También, la idea de superioridad de una sociedad sobre otra, deriva en la explotación sexual de menores en el ámbito del turismo. Hombres blancos, con dinero y educación, aprovechan el anonimato que les otorga el estar fuera de su país y su círculo social, para comprar sexo con menores de edad, aludiendo a que no están cometiendo ningún delito sino que están “ayudando a estas menores a salir de la pobreza”. Si a este hecho añadimos la ausencia de leyes o el incumplimiento de las normas, tenemos como resultado el incremento de la permisividad ante la ESCI, pudiendo llegar a percibirse como una actividad natural e incluso propia de los países donde el índice de víctimas de ESCI va en aumento.

La Explotación Sexual Comercial Infantil se da en la prostitución, la pornografía, la trata de menores (según la Organización Internacional de Migraciones, diariamente 4.000 menores de edad son víctimas de la trata), el turismo (ahora también virtual) y el matrimonio precoz y/o forzado.

Panorama mundial: 

Datos facilitados por UNICEF indican que el panorama mundial es el siguiente:

En América Latina:
· América Latina se encuentra a la cabeza de la Explotación Sexual Comercial Infantil en el turismo. Países como México, Brasil, Colombia, Perú y Argentina son los más afectados por los extranjeros que consumen el sexo con menores de edad.
· México es el país más afectado con más de 16.000 niños y niñas explotados en la prostitución.

En Asia:
· Entre un 30% y 35% de los trabajadores sexuales en la subregión del Mekong tienen de 12 a 17 años de edad;
· Entre 40.000 y 60.000 trabajadores sexuales infantiles en la provincia de Taiwán en China;
· Al menos una tercera parte de los trabajadores sexuales de Camboya son niños y niñas menores de 18 años. En más de la mitad de los casos, fueron empujados a esta situación por alguien que los conocía.
· En Vietnam, alrededor de un 41% de los niños y niñas son obligados a prostituirse y caen en las redes del negocio a través de un amigo o un conocido.

En África oriental y meridional:
· Según el Ministerio de Turismo de Madagascar, un 25% de los trabajadores sexuales de la zona turística Tulear son menores de 18 años.

En América del Norte:
· Un estudio llevado a cabo en los Estados Unidos, reveló que uno de cada cinco niños que utiliza Internet ha sufrido algún percance relacionado con el sexo por parte de personas desconocidas. A finales de 2000, hasta 325.000 niños y niñas en Estados Unidos estaban en peligro de caer en las redes de la explotación sexual comercial.

En Europa Central y Oriental:
· En Lituania, entre un 20% y un 50% de los trabajadores sexuales comerciales son menores de edad. Se sabe que hay niños y niñas de tan sólo 11 años que trabajan en prostíbulos y que se han utilizado a niños y niñas de 10 a 12 años para realizar películas pornográficas.

La ESCI en el TURISMO

La industria del turismo sexual, estrechamente ligado a la prostitución y la trata de seres humanos, es un negocio al alza que representa entre el 2 y 14% del PIB de muchos países. En algunos, el sexo con menores no es reconocido como un problema, por lo que para el turista es fácil y barato.

Los destinos turísticos que explotan sexualmente a menores están cambiando gracias a medidas y campañas orientadas a combatir la ESCI. Sin embargo, estos avances están ocasionando que las redes de explotación sexual o simplemente el “cliente” miren hacia otros territorios apareciendo, así, nuevos destinos turísticos que están empezando a sufrir esta lacra.


La ECPAT (End Child Prostitution, Child Pornography and Taffiking of Children for Sexual Purposes) la mayor red mundial dedicada a combatir la explotación sexual infantil en todo el mundo, en un reciente informe señala que América Latina, México y Colombia se han convertido en nuevos focos. Países que antes no estaban relacionados con el turismo sexual

El mayor flujo de turistas consumidores de sexo con menores de edad proviene, fundamentalmente, de países desarrollados económicamente fuertes, siendo los principales consumidores tanto de la explotación sexual en el turismo, como de la pornografía infantil: Alemania, Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Italia, Canadá, Francia y Japón. Tras ellos se coloca Suiza, España y los Países Bajos. Europa constituye, pues, el epicentro del mercado mundial de la pedofilia.

“La infancia no tiene precio”

En el marco de esta campaña de sensibilización, Fundación Más Vida mantiene una exposición fotográfica itinerante que lleva por título “LA INFANCIA NO TIENE PRECIO. Por un turismo responsable y solidario” y que está llegando a diferentes municipios de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Fundación Más Vida

Más Vida es una Organización No Gubernamental de Desarrollo (ONGD) que trabaja para la cooperación solidaria con los países del Sur. Realiza proyectos en Nicaragua y República Dominicana que permiten mejorar las condiciones de vida de la población infantil más desfavorecida así como acciones de Sensibilización y Educación para el Desarrollo en España.

Con la ayuda y la colaboración de casi 2000 socios y padrinos y entidades financiadoras, tanto públicas como privadas, desde su creación en 2002 y con más de 100 proyectos puestos en marcha, Fundación Más Vida pretende ofrecer a la infancia de los países del Sur un horizonte distinto.


Gabinete de Comunicación: IDEASAMARES - 976 207 878

No hay comentarios: